Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Tu medio tú I

No son pocas las veces que escuchamos a alguien que nos comenta que está buscando pareja o que está indecisa o indeciso por este chico o aquel otro.

En otras palabras, nos dicen que buscan su "media naranja" o su "mitad".


¿Pero en qué mundo vivimos? A veces me escandaliza con qué naturalidad se usan esas expresiones sin plantearse siquiera lo importante que es sentirse completo a uno mismo y luego dejar que las cosas sucedan.

En las fases de enamoramiento, cuando nos llama la atención alguien siempre es porque vemos en él/ella rasgos que admiramos porque creemos que no los tenemos y nos gustaría que nos complemente "apropiándonos" de esa persona y sus valiosos rasgos. ¡De lo que no somos conscientes es de que tenemos todos los rasgos sólo que unos más desarrollados que otros!

¿Nadie ha pensado que se puede ser completo?¿Que el otro no tiene la responsabilidad de complementarme?

Hay una expresión del Psicólogo Wayne Dyer en su libro "Tus zonas erróneas…

Qué es lo tuyo y qué es lo mio

He querido llamar este post así para ilustrar algo de lo que muchas personas no son conscientes y sin embargo es un fenómeno que ocurre a diario o con relativa frecuencia.

Muchas veces nos hacemos dueños de los sentimientos de otras personas: sus preocupaciones, sus enfados, sus pesares... No nos damos cuenta pero nos hemos perdido en la otra persona. Hemos perdido nuestra identidad como individuo único que somos.





Parece divertido pensar en estos gansos (o no tan gansos ya) convertidos en señoritas inglesas que van juntas a tomar un té. Han dejado de ser gansos para ser personas.

Sin embargo no es tan divertido si nos paramos a pensar en que nosotros hacemos eso mismo, dejar de ser nosotros.

Ahora mismo lo estoy haciendo yo, me estoy perdiendo a mi misma al decir "nosotros" y meternos en un conjunto indiferenciado de personas que realmente son individuos únicos. Aquí y ahora, si quito el "nosotros" sólo quedo "yo". Piensa en esto: "¿cuándo dejo de …