Ir al contenido principal

Qué es lo tuyo y qué es lo mio

He querido llamar este post así para ilustrar algo de lo que muchas personas no son conscientes y sin embargo es un fenómeno que ocurre a diario o con relativa frecuencia.

Muchas veces nos hacemos dueños de los sentimientos de otras personas: sus preocupaciones, sus enfados, sus pesares... No nos damos cuenta pero nos hemos perdido en la otra persona. Hemos perdido nuestra identidad como individuo único que somos.





Parece divertido pensar en estos gansos (o no tan gansos ya) convertidos en señoritas inglesas que van juntas a tomar un té. Han dejado de ser gansos para ser personas.

Sin embargo no es tan divertido si nos paramos a pensar en que nosotros hacemos eso mismo, dejar de ser nosotros.

Ahora mismo lo estoy haciendo yo, me estoy perdiendo a mi misma al decir "nosotros" y meternos en un conjunto indiferenciado de personas que realmente son individuos únicos. Aquí y ahora, si quito el "nosotros" sólo quedo "yo". Piensa en esto: "¿cuándo dejo de ser YO misma o YO mismo?", "¿Para qué lo hago?"

Son ocasiones como cuando nos ponemos tristes si alguien tiene un problema, o nos enfadamos porque alguien muy querido ha tenido un enfado con un tercero. En estos momentos pregúntate "¿quién tiene un problema él/ella o YO?"

Siempre estamos al tanto de las personas que queremos porque nos interesamos por ellas, las queremos y estamos en contacto con ellas. En este punto ellas siguen siendo ellas y yo sigo siendo YO y sentimos empatía cuando nos expresan su malestar.

Sin embargo, cuando llega el momento en que me apropio de sus emociones, me deprimo, sufro por la otra persona, dejo de ser yo. Esto es lo que se llama CONFLUENCIA. Yo me apropio de lo de fuera y me pierdo.





Como cuando una gota de pintura cae en el agua: el agua ya no es agua, es pintura diluida, es una mezcla, una suerte de agua sucia.

A veces he visto estas cosas en una primera sesión con jóvenes o niños: las madres acompañan a sus hijos en la primera sesión muy angustiadas. Les preguntas cómo ven a su hija o su hijo y les falta poco para echarse a llorar.

Les duele el dolor de sus hijos. A veces les duele lo que creen que a sus hijos les duele y nada tiene de real.

Por tanto, los hijos o hijas vienen con angustia doble: "por lo que me pasa a mí y por la angustia de mamá, que es culpa mía".

Y ahí hay una confluencia doble: la madre sufre por su hijo y el hijo por la madre.

Me gustaría aclarar las dos partes de la historia:

Mamás (y digo mamás porque no se ha dado el caso de que hayan venido los padres): es lógico y natural preocuparse por los hijos e hijas, lo hacemos por empatía y eso nos lleva a poner los medios necesarios para buscar ayuda para ellos. Pero si te empeñas en sufrir porque a tu hijo le pasa algo, en primer lugar, te haces daño a tí (a veces innecesariamente porque no coincide lo que le pasa con lo que tu crees que le pasa); y en segundo lugar, porque tu hija o hijo carga con el peso de saber que mamá sufre por su culpa. Tu hijo tiene la capacidad de salir adelante con ayuda necesaria. Los problemas que va a ir superando le harán crecer como persona y aprender soluciones y recursos nuevos. Nadie crece sin enfrentarse a retos ni obstáculos. Pretender que nunca tengan problemas es pretender que siempre vayan a ser niños indefensos.

Por eso es importante distinguir qué me preocupa a mí y qué le preocupa a mi hijo, ver qué es suyo y qué es mio, nunca adueñarme y sufrir por el problema de mi hija o hijo.

Hijos e hijas: Vosotros venís a verme porque algo os preocupa ¿qué es lo que os preocupa? La preocupación de mamá es SU preocupación, a mí me interesa que me cuentes la TUYA ¿para qué has venido a verme? ¿Qué necesitas de mí?

Esto es un ejemplo ilustrativo de situaciones de CONFLUENCIA que me encuentro a diario.

Lo mismo ocurre con las parejas. "Hago lo que mi pareja quiere", "hago lo que mi pareja decide"¿Y qué quieres TU? Es más, ¿dónde estás TU? Te has perdido a tí mismo diluyéndote como esa gota de pintura en tu relación de pareja.

Para evitar todas estas situaciones siempre me gusta recordar la oración gestalt en algunas sesiones:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Psicología en el cine: Animales nocturnos

Buenas a todxs!

Hacía tiempo que no analizaba películas desde "Inside Out", una opción muy buena para ver cine en familia con los más peques de la casa.

Hoy me gustaría analizar la película "Animales Nocturnos" desde un punto de vista psicológico (como siempre hago, vaya). Esta vez se trata de cine adulto y no está recomendada para menores de 16 años.

Antes de empezar quiero advertir de que este artículo contiene spoilers (vamos, que si no has visto la película te la voy cascar entera, así que decide si quieres seguir leyendo).

Empecemos:

La película comienza con la rutinaria, gris y aburrida vida de la protagonista, una artista que dirige su propia galería de arte contemporáneo. En el cine se utilizan mucho los colores para enfatizar los contextos, en este caso, vemos días nublados, una casa grande, hormigonada, estéril, lineas rectas, todo en gris y negro, incluso en su ropa.


Mantiene una relación monótona y fría con su pareja. Distante, en apariencia, por motivos…

Películas: The Fountain. Psicología y el duelo

Hola de nuevo! Hoy os traigo una película sobre la que me gustaría hablar.
Aunque en apariencia pueda parecer que está relacionado con universos paralelos o viajes en el tiempo, ¡nada tiene que ver con eso! Al menos, hoy te voy a contar cómo yo la entiendo desde un punto de vista psicológico.







Según se puede leer en Filmaffinity (y en muchos otros sitios), dice: "Un hombre (Hugh Jackman) realiza dos viajes: uno al pasado, a la España del siglo XVI, y otro al futuro, al siglo XXVI. Su objetivo es salvar la vida de su esposa enferma de cáncer, pero para ello tendrá que encontrar el legendario árbol de la vida cuya savia proporciona la inmortalidad." 

A partir de aquí te recuerdo que lo que voy escribir en adelante va a desvelar la trama y por tanto ES SPOILER, tú decides si quieres seguir leyendo ;)

Para empezar, es una película para mayores de 13 años. Comencemos.


La película comienza con la incursión de un soldado del siglo XVI en un templo donde se encuentra cara a cara c…

El desapego y el crecimiento personal

¡Hola! ¿Menudo título no? "EL DESAPEGO". Esta palabra que nos suena a algo negativo que empieza en "-Des" no puede ser nada bueno. Vamos a ver un poquito a qué me quiero referir.

Anteriormente había hablado de esto de manera un poco indirecta en artículos como "Tu medio tú I" donde comentaba la importancia de ser responsables de nuestra propia felicidad (no hacer responsables a nuestra pareja de eso). En todo esto, resumiendo mucho mucho, la idea es que resulta importante poder hacernos cargo de nosotros mismxs cubriendo nuestras propias necesidades.

Y "tu medio tú II" en cual comenté el hecho de buscar pareja para evitar estar "solx". O lo que es lo mismo: buscar pareja como evitación compulsiva de la soledad. Aprender a estar solx y disfrutar de nuestra propia compañía forma parte del crecimiento personal.


Lo primero es lo primero: La pirámide de necesidades de Maslow.





(Imagen de wikipedia)

Abraham Maslow enuncia en 1943 su teoría de…